domingo, 2 de diciembre de 2012

VIOLENCIA FUTBOLERA

Hoy me ha llamado la atención de manera alarmante la noticia que he encontrado en la versión virtual de un periódico. En ella, se narra lo acontecido en las gradas de un pequeño estadio de fútbol granadino, en el que se disputaba un partido de fútbol de niños de ¡8 años! Tras una jugada polémica, una de las madres, indignada, reclamó una falta al árbitro. Al ver esto, una  madre del equipo contrario la emprendió a golpes contra ella y acabó arrojándola por las escaleras, provocándole múltiples lesiones y hematomas.

Este es un claro ejemplo de la apocalíptica evolución de la violencia en los campos de fútbol. Como ya apuntaba en una de mis primeras entradas, observamos casos de violencia por parte de todos los colectivos que forman parte de un partido de fútbol. Son muchas las escenas que conocemos de aficiones peleándose salvajemente en las gradas o a las puertas del estadio. Los jugadores también predican con el ejemplo, incluso en ocasiones sus entrenadores y, en casos más puntuales, los mismos árbitros del partido. Es una pandemia que se expande en forma de hábitus por las canchas del mundo entero, y cada vez envenena más disciplinas deportivas.


Es por ello que es fundamental el castigo y la penalización de estas acciones por parte de las instituciones pertinentes, pero es aún más importante la labor educativa. Muchos de nosotros, como posibles educadores que seremos algún día, debemos hacer hincapié en la lucha contra la violencia, ya que esta se ha asentado en el día a día de nuestras vidas como algo rutinario y habitual. Está en nuestra mano enseñar a los más pequeños valores educativos del deporte, para evitar así que caigan en la chabacanería y la desfachatez de los que hoy son, para muchos de ellos, un modelo a seguir.


3 comentarios:

  1. No es la primera vez que suceden este tipo de casos, es por esto que debería sancionar severamente a los protagonistas de estas acciones y cortar de raíz todos estos sucesos, ya que las nuevas generaciones toman esto como ejemplo y evitar esto como un habitús y formar así una serie de valores que sean respetuoso con todo el mundo.

    ResponderEliminar
  2. Como comenta Luis, no es la primera vez que ocurren este tipo de sucesos.

    Resulta conmovedora la noticia expuesta. El fútbol es un deporte colectivo muy enriquecedor y que contribuye necesariamente a la sociabilización, pero es un deporte que consigue sacar lo peor de nosotros. La violencia engendra violencia. Que bochorno de mujer, esta debería dar ejemplo a los niños en vez de hacerles ver que para solucionar un altercado es necesaria la violencia.

    ResponderEliminar